"Ni siquera podemos decir que somos kurdos"

El Kurdistán es el país invitado este año en la Azoka de Durango y hasta aquí se ha desplazado Eser Uyansiz (Director del diario kurdo “Azadiya Welat”), quien denuncia la falta de libertad de expresión que sufren tanto los periodistas como la población kurda, que aún encuentra obstáculos para hablar en su idioma

El pueblo kurdo, el mayor colectivo étnico del mundo sin Estado propio, lucha cada día por mantener su cultura, su identidad y su lengua. Dividido entre cinco países, su situación es especialmente difícil en Turquía, donde “no podemos ni decir públicamente que somos kurdos”. Como director del único diario kurdo – Azadiya Welat-, el periodista Eser Uyansiz conoce en primera persona los mecanismos del Estado turco para silenciar a su pueblo. Profesionales desaparecidos, asesinados o en la cárcel son prácticas habituales. “En la redacción tenemos 18 fotos de todos los mártires que han asesinado impunemente mientras luchaban por informar a la sociedad”, asegura Uyansiz.

¿Cómo realizan su labor informativa teniendo en contra a todo un mecanismo de Estado para presionarles?

Fíjate hasta que punto tenemos en contra al Estado turco que no podemos ni decir públicamente que somos kurdos. No tenemos derecho a eso, está prohibido. Otro síntoma más de esa presión a la que estamos sometidos es que, en una región como Kurdistán, nuestro periódico es el único que es kurdo.

¿Se sienten amenazados por realizar su trabajo?

Si, por supuesto. Muchos trabajadores de nuestro periódico han desaparecido cuando estaban trabajando. Algunos fueron hallados muertos y otros, simplemente, continúan sin aparecer. El último ataque de esta dimensión contra nuestra cultura y nuestro pueblo lo sufrimos el pasado 3 de abril, cuando los paramilitares turcos asesinaron a un periodista y a un joven que trabajaba repartiendo nuestro periódico.

¿Cuál es el recuerdo que guardan de estas personas que pierden la vida desempeñando su trabajo?

Para nosotros son mártires por la libertad. Son héroes. Y como tal, intentamos brindarles un caluroso homenaje todos los días. Al entrar en la redacción de nuestro periódico, por ejemplo, tenemos 18 fotos de todos los mártires que han asesinado impunemente mientras luchaban por informar a la sociedad.

Los medios vascos, aunque en menor medida de lo que usted cuenta, también han vivido episodios amargos. ¿Conoce el “caso de Egunkaria”?

Sí, claro. Tengo muchos amigos en Euskadi que me han ido informando puntualmente del rumbo que iba tomando el caso. Lo que le pasó a los dirigentes de Egunkaria es, con alguna que otra diferencia, lo mismo que estamos sufriendo nosotros en nuestras propias carnes.

¿A qué diferencias se refiere?

Mire, los dos directores que dirigieron el periódico antes que yo están condenados a 21 y 116 años de cárcel respectivamente.

¿De qué delitos se les acusa?

Pues básicamente de trabajar para el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Por este delito te pasas como mínimo 10 años entre rejas. Luego también se les acusa de 103 delitos de propaganda, por dar información sobre el PKK cuando todos los medios turcos también lo hacen. Por otra parte, también estamos a las espera de que el próximo 3 de enero se resuelva el juicio que, en estos momentos, enfrentan 150 activistas y políticos kurdos.

El trabajo que desarrollan diariamente, ¿es similar al que realizan los periódicos europeos?

Sí, es bastante parecido. Tenemos contratadas a varias agencias de noticias, vamos a ruedas de prensa, damos información local, reportajes… En ese sentido, el mecanismo de trabajo es similar al que emplea cualquier otro periódico.

¿Qué similitudes encuentra entre la situación del idioma kurdo y el euskera?

Son dos idiomas que tienen mucho en común, tanto por su historia como por los obstáculos que ambas lenguas han encontrado en el camino para llegar a usarla libremente. Nos sentimos muy unidos y muy cercanos al pueblo vasco y, por supuesto, al euskera. Para mí, los vascos y las vascas son como si fueran mis hermanos.

Como sabe, estos días miles de euskaltzales se dan cita en la Azoka de Durango, ¿qué mensaje desea que se lleven a casa sobre el pueblo kurdo?

Nuestro principal objetivo es que el pueblo vasco se acerque, conozca y se implique en los problemas que tenemos los kurdos con nuestra cultura y nuestra identidad. Somos el mayor colectivo étnico del mundo que carece de Estado. Esta situación, como es evidente, afecta a nuestra cultura y a nuestra lengua. Aparte de eso, también me gustaría mostrar a los vascos cómo trabajamos en nuestro periódico y, sobre todo, que no se olviden de una cosa muy importante: el señor Recep Tayyip Erdogan (primer ministro turco) está matando diariamente a gente inocente.

En lo que a los kurdos iraquíes se refiriere, muchas voces apuntan a que la Guerra de Irak ha beneficiado enormemente a la sociedad y la cultura kurda. ¿Esta de acuerdo?

No, para nada. No cabe de duda de que ahora mismo gozan de una mayor autonomía y que, en cierta medida, su nivel de vida se ha visto mejorado. Tienen mayores infraestructuras, y hasta su Ejército propio. Pero, la gente se tiene que quitar la venda de los ojos, porque, al final, quien realmente manda son los Estados Unidos, y los kurdos ven condicionados sus movimientos a los deseos de estos.

Fuente: Deia

Esta entrada fue publicada en El Kurdistán, Entrevistas, Euskal Herria y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s