Petición: Apoyo a la reivindicación del pueblo de Afrin a volver a sus hogares

Refugiados kurdos de Afrin 2018/ Reuters

Excelentísimo Señor D. Pedro Sánchez

Presidente del Gobierno del Reino de España

Paris, 5 de abril de 2021

Asunto : Limpieza étnica en Afrîn (Rojava)

Señor Presidente,

Espoir Afrîn, un colectivo de kurdos europeos y americanos originarios de Afrîn, desea denunciar la limpieza de los kurdos de Afrîn perpetrada por el ejército turco y sus fuerzas supletorias yihadistas. Como usted sabe, Sr. Presidente, desde 2018 el cantón kurdo de Afrîn, en el norte de Siria, está ocupado militarmente, unilateral, ilegalmente y sin mandato de la ONU por el Estado turco.

La administración turca del cantón ha dado vía libre a sus secuaces de las innumerables facciones yihadistas de las que se sirve, para que se entreguen a todas las exacciones imaginables contra la indefensa población kurda. Mediante una ingeniería de cambio demográfico cuidadosamente ejecutada, el presidente turco R. T. Erdoğan está trabajando para vaciar el cantón de su población kurda autóctona y sustituirla por árabes y turcomanos traídos de otros lugares.

De hecho, los kurdos, que antes constituían más del 95% de la población del cantón, son ahora menos del 10%. Más de 250.000 de kurdos han sido expulsados de sus propiedades y tierras ancestrales. Más de 400.000 árabes, en su mayoría familias y parientes de las milicias sirias a sueldo del ejército turco, se han instalado en las casas de los kurdos expulsados. Las tierras, los olivares y los negocios han sido saqueados, confiscados a sus propietarios kurdos.

Los yihadistas apoyados por el Estado turco secuestran, exigen rescate y asesinan a los agricultores kurdos que se niegan a marcharse. Las mujeres son obligadas a llevar velo y a vestir ropa de otra época. Las actividades culturales, la música, el cine y el teatro están prohibidos. Los cementerios y santuarios de los yezidíes kurdos han sido saqueados y profanados, y los lugares históricos y culturales kurdos destruidos para borrar la identidad kurda de Afrîn.

En la actualidad, el cantón está adscrito administrativamente a la provincia turca de Hatay. Ankara ha nombrado a un gobernador turco. La lengua turca ha sustituido al kurdo y al árabe como lenguas de enseñanza. Los carteles y las fotos del presidente R. T. Erdoğan están por todas partes en las escuelas, los hospitales y los lugares públicos. Los nombres kurdos de las plazas públicas han sido sustituidos por nombres turcos. La famosa plaza de Kawa de Afrîn -el herrero símbolo de la libertad del pueblo kurdo- ha sido rebautizada como “Plaza de R. T. Erdoğan” desde 2019.

Señor Presidente, los crímenes perpetrados por el ejército turco y sus secuaces yihadistas son conocidos y están documentados y denunciados por las ONG kurdas e internacionales. A día de hoy, siguen impunes.

El 11 de marzo de 2021, el Parlamento Europeo adoptó una resolución en la que exigía “la retirada de las tropas turcas de los territorios kurdo-sirios que ocupan en violación del derecho internacional”. En respuesta, Ankara pide a sus aliados que sean “comprensivos con sus preocupaciones de seguridad”. La pregunta que sigue sin respuesta por parte de Ankara, y a la que los kurdos seguimos esperando una respuesta de Ankara es: ¿los kurdos de Afrîn atacaron en algún momento a Turquía?

Nosotros, ciudadanos europeos originarios de Afrîn, agrupados en el Comité de Solidaridad por Afrîn – Espoir Afrîn, apelamos a su sentido de la responsabilidad, del compromiso, de la defensa de las libertades y de los derechos humanos, nuestro deseo es aportar nuestra solidaridad como pueblo de Europa, este gran continente que siempre ha llevado la llama de la fraternidad y de la libertad. Por último, queremos dar testimonio de las atrocidades que los kurdos de Afrîn soportan cada día, pero también defender a nuestros compatriotas que son víctimas de una ocupación ilegal turca…

Para seguir leyendo o/y para firmar la petición: https://www.change.org/p/sr-presidente-del-gobierno-espa%C3%B1ol-apoyo-a-la-reivindicaci%C3%B3n-del-pueblo-de-afrin-siria-a-volver-a-sus-hogares

Publicado en Derechos Humanos, El Kurdistán, El Monte de los Kurdos, España | Etiquetado | Deja un comentario

Una víctima del Genocidio Armenio: “Hasta el día de hoy huelo la orina de mi madre, todos los días”

Huerfanos armenios

El término “restos de la espada” o “kiligi artigi” está bastante extendido en Turquía. Describe a los miembros de un grupo enemigo que sobrevivió a la matanza masiva por parte de los turcos y actualmente continúan viviendo entre ellos, a pesar de las amenazas, los peligros y los insultos.

Este término se usa para definir a las minorías armenias, asirias o de griegos pónticos que permanecieron después de los genocidios durante la Primera Guerra Mundial. Por ejemplo, los huérfanos armenios sobrevivientes acogidos por hogares turcos o kurdos fueron llamados con este término. Pese a esto, recientemente ha adquirido un significado más siniestro. Al igual que la palabra “armenio” es utilizada para insultar en una discusión, como en “bastardo armenio” o “semilla de armenio”, los turcos empezaron a utilizar “restos de la espada” para insultar a los demás. Un político llama a un oponente parlamentario de esta forma para indicar que este tiene raíces mezcladas con armenios, o el Presidente se refiere a los militantes kurdos como “terroristas con orígenes de los restos de la espada”.

Para los armenios y los armenios ocultos que son descendientes de sobrevivientes del Genocidio y son los verdaderos “restos de la espada” es realmente doloroso escuchar esta frase, en cualquier forma que se utilice. Como dijo recientemente Garo Paylan, Legislador armenio en el Parlamento turco, el uso de esta palabra es como reabrir una vieja herida y sangrar nuevamente. Los armenios de Turquía, Armenia o la diáspora no necesitan ningún recordatorio, ya que la herida nunca se cerró.

Me gustaría contar la historia de un verdadero “resto de la espada”. Como recuerdan los lectores de mi libro “Trauma and Resilience”, dejé Turquía y vine a Canadá después de descubrir a los 17 años que mi propia abuela era un “resto de la espada”. Sobrevivió al Genocidio después de ser deportada de Bursa, a una hora de Estambul, pero dio a luz a un bebé que murió en el camino después de diez días de largas y duras caminatas hacia el desierto sirio. Una de las primeras personas que conocí en Canadá era un anciano armenio reconocido por sus habilidades culinarias y por organizar asados para picnics de la iglesia, casamientos y otras reuniones. Tenía una extraña cicatriz en la parte superior de su cabeza. Un día mientras preparábamos la carne me contó su historia de 1915. Su familia era de Tokat, interior de la región del Mar Negro en Turquía. Recordó que tenía cinco años cuando se les ordenó a las mujeres y niños armenios recoger sus cosas para empezar una marcha hacia destinos desconocidos. Después de horas caminando desde su pueblo, fueron detenidos y rodeados por un gran grupo de soldados con bayonetas y espadas. Su madre sabía lo que estaba por venir e inmediatamente escondió al niño bajo la tela de su larga pollera. Entonces comenzó la matanza. Cuando su madre fue apuñalada por las bayonetas, la cabeza del niño también recibió un corte. Su madre se orinó sobre el niño justo cuando dio su último aliento, pero su hijo sobrevivió con el corte en la cabeza.

Ochenta años después, este anciano, un “resto de la espada” en el sentido literal, me dijo lo siguiente con lágrimas en los ojos: “Hasta el día de hoy huelo la orina de mi madre, todos los días”.

Imaginen el trauma que sufrió cuando crecía y luego cuando envejecía.

Los armenios nunca olvidarán y perdonarán a los autores de este crimen. Pero el crimen no es solo lo que sucedió en 1915. El verdadero crimen es la continua negación y las mentiras sobre lo que pasó. La versión oficial de la historia de los libros turcos, predicada por historiadores con cerebros lavados a una población también con cerebros lavados todavía define estos eventos como “un reubicamiento de los revolucionarios armenios y sus familias de forma segura desde la zona de guerra en el frente oriental hacia lugares más seguros en el sur”. ¿Hubo lugares como Tokat o Bursa en la zona de guerra? ¿Eran las mujeres armenias de Tokat o Bursa las revolucionarias? Los negacionistas del Genocidio son tan culpables como sus perpetradores, y nosotros, los “restos de la espada”, nunca detendremos la lucha por la verdad y la justicia.

Raffi Bedrosyan
Artículo publicado originalmente en Armenian Weekly

Traducido por Diario Armenia.

P.D: En turco el témino “restos de la espada” se llama “kılıç artığı”.

 

Publicado en Armenia, Turquía | Etiquetado | Deja un comentario

Clases online del kurdo kurmancî con la escritora y maestra Miqedes Akin

 

Para más información pincha sobre la foto.

Publicado en Kurdos | Deja un comentario

Un Dengbêj (trovador) describe en un minuto una de las últimas desgracias del pueblo kurdo

“Sin luz. Sin agua. Perseguidos por el Estado y viviendo entre las ruinas de lo que por generaciones fue su hogar. Así sobreviven las pocas familias kurdas que aun permanecen en Alipasa, uno de los pequeños barrios que siguen habitados dentro del distrito Sur de Amed en Turquía. El resto fue destruido por completo. Saben que su destino será el mismo. “Umut means Hope” es un relato en primera persona de las familias kurdas que resisten contra el Gobierno turco por evitar la destrucción de su historia”.

Dirección: Berta Hernández and Daniel López.
Producción: Ignacio Hernández.
Duración: 65 minutes.
Formato: Full HD.
País: Spain, Chile.

Publicado en El Kurdistán | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Tercer aniversario del asesinato de Tahir Elçi: Abogado, kurdo y defensor de los derechos humanos


Publicado en Derechos Humanos, El Kurdistán, Turquía | Etiquetado | Deja un comentario

Canción kurda: “Nadia”, dedicada a la recién ganadora del Premio Nobel de la Paz

Nadia Murad / Foto: AFP

Oh madre, no puedo escuchar tu voz
¡Oh madre, he caído en un profundo pozo, un pozo oscuro, dame voz!
La vida era oscura, la libertad estaba muy lejos, fui herida, oh madre
La vida era oscura, la libertad estaba muy lejos, la muerte era mejor, oh madre
¡Muy lejos, muy lejos, muy lejos de tus ojos!
¡Muy lejos, muy lejos, muy lejos de tus ojos!

***

Oh madre, me desperté de un sueño
El sonido de tu voz y tu risa están en mis oídos
Soy Nadia, soy tu gacela
Yo soy la amapola roja de Shingal
Yo era una niña feliz; Crecí en felicidad
Más cerca, tu voz está más cerca; más cerca, la esperanza está más cerca
Más cerca, tus ojos están más cerca; más cerca, un futuro brillante está más cerca

Nadia (kurmancî)

Lê lê lê dayê, dengê te nayê
Lê dayê ketim bîra kûr, bîra reş, deng bide!
Jiyan tarî, azadî dûr, brinîdar bûm lê daye
Jiyan tarî, azadî dûr, mirin xweş bû lê daye
Dûr e dûr, dûr e dûr çavên te!
Dûr e dûr, dûr e dûr çavên te!

***

Lê lê lê dayê rabûm li xewnê
Te bang dikir navê min, kena te li bîra min
Ez im Nadia, xezala te, gulê bûka Şingal ê
Zarokek dilgeş bûm ez, mezin bûm di nav şadî
Nêz e nêz, dengê te, nêz e nêz hêvî!
Nêz e nêz, çavên te, nêz e nêz ronahî!

Texto en kurdo: Cortesía de la cantante Suna Alan.
Traducción al castellano: ANF

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario