Bachar al Asad promete reformas para atajar la revuelta popular de Siria

Manuel Martorell .- Según los testimonios que llegan de Siria, todo indica que la Revolución del Jazmín también ha terminado por germinar en este país gobernado por el Baas. La intervención de la portavoz del Gobierno, Bouthaina Shaaban, prometiendo cambios políticos y económicos de forma urgente es la más clara muestra de que el régimen baasista teme por su supervivencia.

De acuerdo con las últimas informaciones, la cifra de muertos por los enfrentamientos en Daraa y en otras localidades se acercaría ya a los 40 y todo indica que la población ha perdido el miedo que durante cuatro décadas ha dominado este país árabe bajo un férreo estado de emergencia.

Bouthaina Shaaban ha anunciado públicamente que el Gobierno de Bachar al Asad está dispuesto a aumentar el salario de los funcionarios pero, sobre todo, ha prometido estudiar no solamente un posible levantamiento del estado de emergencia sino también medidas legales que garanticen un mayor pluralismo político y libertad de información.

Son las mismas promesas que ya hizo Bachar al Asad cuando sucedió a su padre, Hafez al Asad, al frente de la Presidencia de Siria y del Partido Árabe Socialista del Renacimiento (Baas). Entonces, como ahora, se habló de apertura política e, incluso, comenzaron a surgir centros de debate que se estaban convirtiendo en el embrión de nuevos partidos políticos. Es lo que, durante unos meses, se denominó la Primavera de Damasco, una efímera “perestroika” siria que sucumbió bajo la presión de los omnipotentes servicios de inteligencia.

Como ha ocurrido en los otros países, las redes de internet están rompiendo el aislamiento al que el régimen sirio ha sometido a la población y por diferentes medios se difunden no solo imágenes de la violenta represión por parte de la Policía y el Ejército en la ciudad sureña de Daraa, sobre todo en torno a la Mezquita Omeri, sino también vídeos sobre las detenciones arbitrarias que se realizan en varias ciudades, fotografías de personas que han sido torturadas y dibujos caricaturizando el carácter sangriento del Bachar al Asad.

 

Seguir leyendo en: Cuarto Poder /Terra Media

  

 

 

Esta entrada fue publicada en Manuel Martorell, Siria y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s