¿Se dirige Turquía hacia el fascismo?

De izq a derecha: El primer ministro turco Erdogan y el teólogo Fethullah GÜLEN / kemalistgenclik.com

Alentado y apoyado claramente por Occidente, el gobierno AKP del primer ministro R.T.ERDOGAN ha convertido a Turquía en una inmensa cárcel abierta. L@s denfensores de los DD.HH y todos los demócratas en general temen una deriva hacia el fascismo al evocar la puesta en marcha de la “doctrina enemiga” utilizada por el nazismo.

Hoy día nadie está a salvo bajo el gobierno del AKP, el cual impone una única elección: ser partidario de ese gobieno o en su defecto simpatizante de la Cofradía Gülen, gobierno en la sombra. Todas aquellas personas que critiquen al gobierno se arriesgan a ser encarceladas.

Democracia y AKP, conceptos que no se asimilan

Las reformas tan alabadas por Occidente no sirven más que para reafirmar a los conservadores con el fin de implantarse mejor en el sistema. En verdad no podemos considerar ninguna de esas pretendidas reformas como democratícas. Muy al contrario,Turquía es cada vez más autoritaria, con practícas neofascistas que Europa evita ver.

Una vez tomado el control sobre el ejército, la policía, la justicia, los medios y los servicios secretos, Erogan y la Cofradía Gülen se han lanzado a la caza de los kurdos, no dudando en utilizar armas quimícas contra la guerrilla.

Para los kurdos, la diferencia entre los “turcos blancos”(kemalistas) y “los verdes” es que mientras los primeros eran negacionistas y se creían los únicos dueños del país, los “verdes” piensan que los demás pueden existir pero siempre que esten sometidos “El Akp también es unionista, lo que viene a ser lo mismo para nosotros los kurdos.”Blancos” y “verdes”, ambos ejercen el fascismo en contra del pueblo kurdo” afirma Murat Karayilan, dirigente del KCK.

De lo contrario como explicar que más de 70 periodistas, 33 abogados, 45 sindicalistas, 500 estudiantes están actualmente encarcelados por no hablar de centenares de menores y ediles (entre ellos 18 alcaldes y 8 diputados) están también presos. Sin contabilizar las detenciones de 4547 personas detenidas en los últimos 7 meses en el marco del juicio KCK, considerado por los opositores como un complot del gobierno para acallar cualquier forma de oposición.

¿Cómo definir el asesinato de más de 150 menores kurd@s en los 9 años de poder del AKP? Sin hablar de las numerosas presas que inundán la tierra kurda, borrando su historia y su cultura, los bombardeos intensivos en el Kurdistán iraquí, el uso de armas químicas, las muertes de civiles inocentes o incluso las leyes liberticidas que absuelven a los asesinos de mujeres y condenan a las víctimas,la censura,la represión,el control absoluto sobre los medios…

Deriva hacia el fascismo

La Confederación de Sindicatos de Funcionarios Públicos (KESK) en el punto de mira del gobierno, habla de una deriva hacia el fascismo, al denunciar firmemente la condena de 25 miembros de dicha confederación sindical a penas de 157 años y 5 meses de cárcel, firmada el 28 de Noviembre pasado. “Es una decisión politíca con el fin de poder crear una sociedad amordazada y pasiva” declaró la Confederación en un comunicado.

Doctrina enemiga del nazismo

El presidente de la Asocíación de Juristas Contemporáneos, Selcuk Kozaagli, evoca por su parte la “doctrina enemiga del nazismo” durante una conferencia de prensa organizada conjuntamente el 30 de Noviembre pasado con la Asocíación de DD.HH (IHD) para denunciar el encarcelamiento de 33 abogados, debido a unas operaciones llevadas a cabo en 16 ciudades el 22 de Noviembre. Según KOZAAGLI, esta doctrina ha sido adoptada en Turquía por el gobierno de ERDOGAN.

La “democracia” no es más que un simple instrumento para llegar a una finalidad: la hegemonía total. Democracia, libertad, igualdad, son conceptos peligrosos para el gobierno de Erdogan, lo mismo que lo fue para Ben Alí en Túnez o lo es para Besar Al Asad en Siria o para Ahmadinejad en Irán.

Podemos asegurar que las reformas democráticas reforzarán la sociedad civil lo cual obviamente debilitaría al gobierno del AKP sin margen de error podemos afirmar que el gobierno de Erdogan no es capaz de producir una sola ley democrática si no es para proteger a sus propios intereses.

Ni el clán Erdogan ni la Cofradía Gülen han obrado en momento alguno en favor de la democracia. La Cofradía en su día aplaudió a la Junta Militar en 1980, su líder Fethullah GÜLEN era amigo personal de Alparslan TÜRKES, el difunto presidente de los lobos gríses (ultraderecha), a su vez mantenía relaciones politícas estrechas con Tansu CILLER la primera y única mujer que ejerció el cargo de Primer Ministro entre 1993 y 1996. CILLER está acusada de ser responsable de miles de ejecuciones extrajudiciales.Varias organizaciones de DD.HH la han denunciado con el fin de que pueda ser juzgada.
Para la abogada Fethiye CETIN la justicia y los barrotes se han convertido en “los juguetes del gobierno” y afirma que las autoridades judiciales consideran una gran parte de los ciudadanos como enemigos.

Las detenciones de abogad@s es el ataque más grave ocurrido desde la creación de la República constata el abogado Ercan KANAR.
Queda por saber cual será el final de este régimen y cuando? Acaso le puede tocar el turno a Turquía después de Siria o Irán? o más bien según el BDP principal fuerza kurda, el AKP estaría dispuesto a “morir, matando”.

Publicado por Mesopotama Informations y traducido por Bîhar Euskal Kurdu Elkartea.

Publicado en Derechos Humanos, Kurdos, Turquía | Etiquetado | 2 comentarios

Marranos de Armenia

Catedral armenia de San Giragos en Diyarbakir / ian.am

La Nación/Marcos Aguinis - No confundirse. No se trata de judíos convertidos a la fuerza por los cristianos de Armenia, sino de armenios cristianos convertidos por la fuerza al Islam. Y así como varios judíos no aceptaron la coerción e intentaron heroicamente recuperar su identidad, ahora nos encontramos con armenios de ciudadanía turca que protagonizan la misma gesta. El hecho me fue advertido por la Fundación Raúl Wallenberg y enseguida me dediqué a rellenar la información que ahora deseo compartir.

Diyarbakir es una ciudad muy pintoresca en el sudeste de Turquía, próxima a Siria e Irak, con 600.000 habitantes, rica en folklore y famosa por sus sandías. La bordea el río Tigris y se ha convertido en la metrópolis más importante de toda esa antigua región de Anatolia. La mayoría de sus habitantes pertenece a la etnia kurda. A menudo se señala a Diyarbakir como potencial capital política del Estado de Kurdistán que se había reconocido después de la Primera Guerra Mundial, pero que hasta el presente sigue siendo una aspiración incumplida, reprimida y negada. Allí tuvo lugar, el 23 de octubre, un acontecimiento que la prensa no consideró necesario difundir mejor.

En efecto, horas antes del terremoto que zarandeó la zona, como si desde el fondo de la Tierra se quisiese enviar un mensaje de éxtasis, cerca de tres mil personas atiborraron la antigua catedral armenia de San Giragos al ser inaugurada su magnífica restauración. Era domingo y por primera vez en muchísimo tiempo -cargado de profanaciones- se volvió a realizar allí un solemne servicio religioso. El templo fue construido 350 años atrás y es aún la iglesia armenia más grande de todo el Medio Oriente, aunque Diyarbakir ha quedado “limpia” de armenios. El acontecimiento atrajo a peregrinos de países cercanos y hasta de Holanda, Alemania y los Estados Unidos. Los armenios forman una gran diáspora que ha seguido cultivando sus raíces histórica, idiomática, religiosa, culinaria y musical, y se reconocen como miembros de una gran familia destrozada por los guadañazos de un genocidio.

Al finalizar la concurrida misa, el alcalde Osman Baydemir se dirigió a la congregación que ocupaba hasta los últimos ángulos del edificio y declaró en armenio, kurdo, turco e inglés: “¡Bienvenidos a vuestra casa! Ustedes no son huéspedes aquí, sino que éste es su hogar”. Fue un instante conmovedor, casi como el reconocimiento de las barbaridades que sufrieron los armenios al principio del siglo XX y antes aún.

El santuario había sido concebido con grandeza. Tiene siete altares, numerosas columnas, arcos de medio punto, angulaciones góticas y reminiscencias románicas. Pero fue virtualmente abandonado luego de las masacres y deportaciones iniciadas en 1915. En un tiempo lo usaron como cuartel para las tropas alemanas; luego pasó a funcionar como un gigantesco establo, y por último lo rebajaron a una sucia fábrica de algodón. El odio irracional y anacrónico no se conformó con estas ofensas, sino que algunas bandas atacaron y saquearon el lugar impunemente. Sólo se mantuvieron firmes las columnas, las paredes y porciones de las bóvedas.

El periodista Esayan se atrevió a publicar: “Cuando vi las condiciones de la iglesia en aquel tiempo, jamás hubiera imaginado esta restauración impresionante”. El costo fue cubierto por comunidades armenias de todo el mundo y una parte muy significativa -hay que enfatizarlo- fue aportada por la municipalidad de Diyarbakir.

Y aquí llega el plato fuerte. Al día siguiente, en una ceremonia secreta, diez personas fueron bautizadas en la restaurada catedral. Eran turcos que se consideraban armenios de muchas generaciones y habían sido forzados a convertirse al Islam. La conversión forzada era moneda corriente tanto en los territorios del Islam como en los de la Cristiandad durante penosas centurias. La parte montañosa y más inexpugnable de Armenia pudo resistir heroicamente. Había sido el primer pueblo en hacerse cristiano merced a la fogosa prédica de San Gregorio el Iluminador. Con el enciclopedismo que estalló en Europa, la práctica de las conversiones forzosas empezó a ser cuestionada y aminoró su empuje. Pero según el Patriarcado Armenio de Estambul, a partir de 1915, cuando se inició el genocidio, alrededor de 300.000 armenios tuvieron que aceptar el Islam sunita o alawita para conservar la vida o esquivar una deportación. Si se suma a los que fueron obligados a dar ese paso en las décadas o centurias previas, calcula el Patriarcado que no debe de haber menos de medio millón de armenios que se declaran musulmanes pero se sienten cristianos. Los carcome el dolor de no permitírseles reintegrarse a su fe ni a sus tradiciones. Aunque Turquía es un país oficialmente secular gracias a la revolución progresista de Kemal Ataturk, para los musulmanes el abandono de su religión constituye un crimen imperdonable. Un armenio cristiano que se haya convertido al Islam, aunque sea bajo presión, no puede retornar a su fe originaria porque se transforma en un apóstata, un canalla, alguien que no merece respeto ni consideración alguna.

“-Yo quiero que esta catedral esté siempre abierta -manifestó uno de los recién bautizados «marranos armenios»-. Me resulta increíble estar aquí junto a personas de todo el mundo con quienes comparto el mismo origen.

“-¡Es como volver del exilio! -exclamó otro, sin poder contener las lágrimas.

“-Armenios viejitos -comentó una periodista que no se atrevía a mostrar el grabador ni decir su nombre-, que vivieron en Diyarbakir antes de la expulsión masiva y simulaban haber renunciado a sus raíces, regresaban para recorrer calles, mirar desde afuera sus antiguos hogares, pasar delante de la ruinosa catedral y darle rienda suelta a su nostalgia imbatible. Todos hablaban turco, kurdo y armenio. Y ninguno se atrevía a santiguarse en público.”

En muchas zonas de la Turquía moderna aún perdura el pluralismo religioso de las mejores épocas, aunque gobierne un partido islámico que apuesta a la regresión. A poca distancia de la catedral se yerguen la iglesia católica-caldea de San Pedro (en proceso de restauración acelerada), una mezquita, una iglesia protestante modesta y una diminuta sinagoga. El alcalde señaló con un entusiasmo contagioso a los peregrinos que Diyarbakir se convertirá en la Jerusalén de Anatolia, en el objetivo que buscarán las plegarias fervorosas. Utilizó un lenguaje elíptico para referirse a los sucesos que empezaron en 1915: “Que nuestros hijos celebren juntos las próximas realizaciones”.

A diferencia de la iglesia Akdamar de la ciudad de Van (“pueblo” en armenio), que fue erigida en el siglo X y se ha convertido en un museo donde sólo una vez al año se permite realizar el servicio religioso, la catedral de Diyarbakir tendrá oficios más regulares y frecuentes, habrá conciertos de música clásica y exposiciones. Tendrá vida. Tanta vida como estos nuevos marranos que regresan a sus fuentes henchidos de gratitud y esperanza.

Publicado en Derechos Humanos, Turquía, Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Nafarroako Parlamentua muestra su apoyo y solidaridad al pueblo kurdo y a los imputados en el macrojuicio contra el KCK

Nafarroako Parlamentua / Afindemes.es

Aprobada una declaración institucional por la que el Parlamento de Navarra (Nafarroako Parlamentua) muestra su apoyo y solidaridad a las personas imputadas en el macrojuicio contra la Unión de Comunidad Kurdas (KCK, por sus siglas en kurdo) y el pueblo kurdo en general.

La Junta de Portavoces ha aprobado una declaración institucional por la que el Parlamento de Navarra muestra su apoyo y solidaridad a las personas imputadas en el macrojuicio contra la Unión de Comunidad Kurdas y el pueblo kurdo en general, presentada por los Grupos Parlamentarios Nafarroa Bai y Bildu-Nafarroa.

Han votado a favor los representantes de SN, NaBai, Bildu-Nafarroa e I-E; ha votado en contra la representante de PP; se ha abstenido el representante de UPN.

La declaración dice lo siguiente:

“1- El Parlamento de Navarra muestra su apoyo y solidaridad a las personas imputadas en este macrojuicio KCK y al pueblo kurdo en general.

2- El Parlamento de Navarra solicita al Gobierno de España que, a través del Ministerio de Asuntos Exteriores traslade esta declaración a las instituciones competentes en Turquía a las que solicita que reconsideren el tratamiento al que someten a la población kurda”.

Más información: Declaración Macrojuicio kck (word)

Publicado en Derechos Humanos, Kurdos, Turquía | Etiquetado | 1 comentario

Charla: Situación política y lucha en Palestina y Kurdistán

Charla sobre la situación política en El Kurdistán y Palestina

Fuente: Yesca

Publicado en Conferencia, Derechos Humanos, El Kurdistán, Madrid, Palestina | Deja un comentario

Investigan el uso de armas químicas por Turquía contra el PKK

Miembros de la Jendarma turca junto al cadáver de un guerrillero supuestamente del PKK./ Kon Kurd -Cuarto Poder

Europa Press - Una delegación europea estaría investigando el supuesto uso de armas químicas por parte del Ejército turco contra efectivos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en pasado 19 de octubre en el valle de Kazan (sureste), que dejó 37 fallecidos.

Varios grupos de la sociedad civil y política han elevado quejas una vez finalizado el ataque a causa del uso de armas químicas, según ha informado el diario ‘online’ sobre actualidad kurda ‘Bianet’.

De la delegación forman parte el ex miembro del Parlamento europeo Feleknas Uca; el parlamentario alemán Jan Van Aken; y los abogados alemanes y franceses Clementine Frances, Benjamin Hiller, Marie Avpert, Aledeuy Ledrein Aveco y Torre Dominulle. El grupo se completa con el alcalde de Çurkurca y miembro del Partido Paz y Democracia (BDP), de tendencia pro kurda, Mehmey Kanar.

La delegación ha tomado muestras de las áreas bombardeadas en el valle y han afirmado que anunciarán los resultados y confirmarán o desmentirán el uso de armas químicas una vez se realicen las consultas correspondientes con un grupo de expertos, según recoge este mismo medio. Durante el rastreo de la zona han encontrado piezas de las bombas utilizadas y cadáveres desmembrados.

Van Aken ha hecho unas declaraciones preliminares en nombre de la delegación en las que ha asegurado que hay pruebas de un “intenso ataque” en un área de alrededor de 1,5 kilómetros, según recoge ‘Bianet’.

Asimismo, ha apuntado que se han encontrado “vehículos quemados y destruidos” que indican “a un bombardeo a gran escala”. “Hemos investigado las piezas de las bombas que hemos encontrado en el terreno y podemos asegurar que se usaron bombas MK-82 y MK-84″, ha agregado.

Estas bombas pesan entre 250 y 950 kilogramos y tienen un gran radio de impacto. “Ahora mismo no estoy en disposición de decir nada acerca del uso de bombas químicas o algo similar”, ha puntualizado.

“Vamos a compartir las muestras que hemos tomado y las observaciones que hemos hecho con expertos en este campo. Sólo seremos capaces de decidir si se usaron armas químicas o no tras esta investigación, y publicaremos las conclusiones en un informe”, ha apostillado.

El presidente de la asociación de Derechos Humanos Hakkari Branch, Ismail Akbulut, ha recalcado a ‘Bianet’ que “los informes de familiares y testigos presenciales implican el uso de armas químicas, ya que los cuerpos estaban completamente calcinados”, por lo que solicitó una investigación inmediata.

El propio BDP solicitó al Gobierno turco que se pronunciara sobre el supuesto uso de armas químicas en el bombardeo del valle de Kazan después de que se publicaran imágenes de miembros del PKK calcinados tras el ataque.

Por su parte, la Cámara Médica Turca (TTB) ha pedido al Ministerio de Justicia que nombre una delegación para llevar a cabo una investigación paralela sobre estos hechos.

Publicado en Kurdos, Turquía | Etiquetado | Deja un comentario

De primavera árabe a verano kurdo

el cineasta kurdo Mano Khalil / libvoice.net

MÉXICO, D.F.- La vida de Mano Khalil sería la de cualquier artista viajero si no le estuviera prohibido regresar a su país. Cineasta kurdo –un numeroso pueblo sin Estado–, salió de Siria para Checoslovaquia con la meta de aprender cine. Fue a raíz de su documental El lugar donde Dios duerme (1992), que trata sobre la situación de una familia kurda en Siria, que el gobierno de este país vetó su retorno.

Actualmente, tras 20 años de exilio y en plenas revueltas, Khalil tiene la esperanza de volver a pisar el lugar de su infancia.
Según Khalil, la primavera árabe inspiró al pueblo kurdo, formado por 50 millones de personas que luchan por sus derechos y contra la represión que sufren dentro de los países entre los que se encuentran dispersos: Irak, Turquía, Irán y Siria.

“Las cosas están cambiando desde que los kurdos vieron a ese joven tunecino quemándose, prendiéndose fuego en la revolución”, dice Khalil en referencia a Mohamed Bouazizi, quien se inmoló el 4 de enero de 2011, acción que desató las revueltas árabes.

“La primavera árabe está dando frutos en un verano kurdo, pero de otra forma”, afirma Khalil.

Las revueltas kurdas comenzaron en Turquía el pasado 24 de marzo a raíz de un llamado a la desobediencia civil por parte del partido Paz y Democracia (BDP).

El cineasta explica: “Los kurdos nos hemos dado cuenta que años y años de luchar con las armas y no ganar no sirve. Ahora sabemos que salir a las calles, protestar puede ser mucho mejor”.

Desde 1978, los guerrilleros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) luchan contra las fuerzas de seguridad turcas en una guerra que ha costado la vida de 45 mil personas. En agosto de 2010 el PKK había anunciado un alto al fuego que terminó en marzo de 2011. El 18 de octubre, el PKK asesinó a 26 soldados turcos. Desde entonces ,la represión contra los kurdos se recrudeció.

La Comisión Europea en Contra del Racismo y la Intolerancia, en su reporte sobre Turquía publicado en el 2010, declaró que el uso del idioma kurdo y de sus intereses como grupo hace a las personas objeto de persecuciones, algunas fundamentadas en el Código Penal de ese país.

El reporte también anota que la amenaza del PKK ha hecho que Turquía “abuse de sus acciones contra el terrorismo”.

De acuerdo con Khalil, las protestas en Diyarbakir, la mayor ciudad kurda en Turquía, se realizan cada viernes desde junio. Durante la protesta se reza en las mezquitas, pero en idioma kurdo. “Esto está prohibido y hay miedo. La gente dice: ‘queremos tener nuestra religión, pero en idioma kurdo’”, explica el cineasta.

Hermanos sin derechos

La situación en su natal Siria es mucho peor, anota.

En 1986, las fuerzas de seguridad dispararon contra kurdos que celebraban ataviados con ropas tradicionales su festival de primavera, Newroz. En 2004, después de un violento partido de futbol entre un equipo de la ciudad kurda de Al Qamishli contra un equipo árabe visitante, las fuerzas de seguridad dispararon contra los kurdos, reprimieron manifestaciones posteriormente y torturaron a los detenidos. Todo está documentado por Human Rights Watch (HRW).

De acuerdo con la página de Internet de HRW, los kurdos en Siria no pueden usar su idioma, no se les permite registrar a sus niños con nombres tradicionales, no pueden crear negocios con nombres no árabes, no pueden crear escuelas privadas y no pueden publicar libros y otros materiales en kurdo.

“Para el régimen sirio si no hay cultura y lenguaje, no hay kurdos. Los profesores no pueden hablar en kurdo. En Siria puedes aprender todas las lenguas, incluso se puede aprender hebreo, pero el kurdo está prohibido”, denuncia. “Si escribes algo contra el régimen tienes 3 años de cárcel, pero si escribes algo en kurdo tienes 10 años de cárcel”.

La situación es parecida en Irán. Desde la dictadura de Mohammad Reza Pahlevi, los kurdos iraníes tienen prohibido hablar su idioma. A partir de la revolución islámica, la Constitución iraní reconoce al idioma y las costumbres kurdas. Sin embargo, de acuerdo con el informe de Amnistía Internacional Irán: violaciones de derechos humanos contra la minoría kurda, publicado en 2008, cuando los kurdos hablan de derechos humanos y ligan el tema con su identidad kurda, son sujetos de “violencia y discriminación sistemática”.

La represión por parte del régimen revolucionario iraní data de las masacres de Qalatan en 1979, cometidas contra los activistas del Partido Democrático Kurdo de Irán y contra de la organización marxista Komala. Los primeros incluso habían apoyado la revolución. En 2005 hubo manifestaciones por la muerte del activista Shivan Qaderi, que terminaron en asesinatos y torturas.

“En Irán dicen que todos los musulmanes son hermanos, pero los kurdos son hermanos sin derechos”, dice Khalil. “Está el caso de Bahman Ghobadi (director de cine kurdo-iraní famoso por su cinta Las tortugas pueden volar), quien criticó a los mullás. Tuvo muchos problemas y ahora no pude regresar”.

“Esta es mi situación como artista. En todos los países es lo mismo, con algunas ligeras variaciones”, denuncia.

Unidos… contra los kurdos

El 21 de octubre, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Ali Akbar Salehi, anunció que su país cooperaría con Turquía en operaciones militares contra el PKK.

Khalil condena estas acciones. “Todos estos países son enemigos entre sí, pero se unen contra los kurdos. La Armada laica de Turquía odia al régimen de Irán, pero se unen, se hacen muy amigos para combatir al pueblo kurdo”, dice.
Sostiene que ello también sucede con “los partidos Baath (nacionalistas) de Irak y Siria: se odiaban mutuamente, pero se unen contra los kurdos”.

Expone: “No tenemos poder ni un cabildeo en el mundo”. Los kurdos resisten en las montañas, adentro de sus casas, peleando, nunca han atacado una embajada”.

Aclara: “Peleamos culturalmente”. Y señala que en su caso utiliza el arte del cine y donde vuelca “mis sentimientos sobre la tragedia del pueblo kurdo”.

Democracia: la solución

Para el director kurdo, la única forma de resolver el problema es la democracia.

Explica: “La democracia traerá a árabes, turcos, persas y kurdos la noción de que somos lo mismo. Más allá de la dictadura en Siria, en Irán, la ideología nacionalista de Turquía, nos daremos cuenta de que todos somos seres humanos”.

Ve lejana la posibilidad de un Estado kurdo, pero piensa que eso no es lo importante. Lo principal, dice, es la libertad.

Según Khalil, en su país las cosas no volverán a ser iguales, a pesar de que el régimen sirio ha tratado de “comprar a los kurdos” otorgando la ciudadanía a decenas de miles de kurdos que fueron tildados de “extranjeros” por un controvertido censo de 1962.

“Desde marzo, los kurdos asisten a las protestas de cada viernes con banderas kurdas. Lo hacen por toda Siria”, relata Khalil.

Esta rebelión ya causó muertos entre la población kurda. Amnistía Internacional (AI) reportó este 11 de octubre el asesinato de Mesh’al al-Tammo, fundador del Partido del Futuro Kurdo en Siria y miembro del opositor Consejo Nacional Sirio.

Khalil piensa que los días de Bashar al-Assad, su familia y el régimen del partido Baath están contados. “Caerá –dice–, como cayeron Hussein, Ben Alí, Mubarak y Gaddafi”.

El cineasta confiesa que mantiene la melancolía por volver a su país. No tiene claro si vivirá todo el tiempo en Siria, pero tiene muchos proyectos de trabajo en su país. Sabe que tras tantos años de exilio pudieron haber cambiado muchas cosas: su padre murió hace dos años y no pudo ir al entierro.

Sin embargo, hay una cosa segura, “Volveré a ver a mi familia en nuestra vieja casa, no en hoteles de otros países, no a través de las rejas de las fronteras…”, afirma.

Fuente: http://www.proceso.com.mx/?p=288784

Publicado en Cine, Derechos Humanos, Irak, Kurdos | Etiquetado , | 1 comentario