Once años de cárcel para Cihan Kirmizigül, el «estudiante del pañuelo kurdo”

Manifestantes piden libertad para Cihan Kirmzigul  el pasado mes de febrero 

DANIEL IRIARTE / ABC -El 14º Alto Tribunal Penal de Estambul ha condenado esta tarde a 11 años y 3 meses de prisión al joven Cihan Kirmizigül, bajo los cargos de «pertenencia al PKK, posesión de explosivos, y daños a la propiedad privada». Este podría ser apenas uno más de los frecuentes juicios contra presuntos miembros de laguerrilla kurda del PKK en Turquía, donde el número de encarcelados por delitos de terrorismo supera los 12.000. Pero el caso de Cihan ha desatado la condena de gran parte de la sociedad turca y de las asociaciones de defensa de las libertades civiles, que aseguran que este estudiante de 22 años es inocente.

Según sus abogados, profesores y amigos, a Cihan le arrestaron porque vestía un «pushi», el pañuelo tradicional de Oriente Medio (conocido en España como «palestino»), y tuvo la mala suerte de pasar por un lugar en el que otros jóvenes ataviados con la misma prenda habían arrojado varios cócteles molotov contra un edificio vacío durante una protesta. Los hechos ocurrieron en febrero de 2010, y Cihan lleva encarcelado desde entonces, un total de 25 meses.

Muchos consideran que el juicio ha tenido un importante componente político, debido al empeoramiento del conflicto con el PKK, que en el último año y medio ha provocado centenares de muertos en ambos bandos, especialmente entre los guerrilleros. A Cihan no le ha ayudado nada ser kurdo, y mucho menos vestir el «pushi», que a menudo las fuerzas del orden identifican con los militantes nacionalistas.

El estudiante ya fue liberado el pasado 24 de marzo, por lo que la sentencia de hoy ha caído como un jarro de agua fría entre sus defensores, cuyo número no ha dejado de crecer en estos dos años. Y eso se ha visto en la multitudinaria manifestación que ha tenido lugar en Estambul, pocas horas después de conocerse la sentencia. «¡Absolución para Cihan, libertad para el “pushi”!», coreaban miles de personas en la céntrica calle de Istiklal. La mayoría eran turcos étnicos, lo que indica que el caso ha sobrepasado el marco del nacionalismo kurdo. La escasez de agentes antidisturbios era notoria.

«Los jueces deben estar de broma. No hay una sola evidencia con la que culpar a Cihan. Están jugando con la vida de un joven de 22 años», ha declarado Mehmet Karli, uno de los profesores del joven, al diario “Today’s Zaman”. Los abogados de Kirmizigül han indicado que llevarán el caso al Tribunal Supremo, pero mientras tanto, Cihan ha regresado a la cárcel.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s