Campaña contra las detenciones de políticos e intelectuales kurdos

Gara/Pablo Ruiz de Aretxabaleta – «Todos somos KCK» es la campaña lanzada en Kurdistán y Turquía contra la ola de detenciones de políticos y militantes de los derechos humanos que lleva a cabo el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan.

Desde las elecciones locales de marzo de 2009, Ankara, con la política de «todo es PKK» ha detenido a unos 7.700 miembros activos del partido kurdo BDP (Partido por la Paz y la Democracia), de los que ha encarcelado a unos 4.000 según la agencia de noticias kurda Firat. Entre ellos se encuentran diputados, alcaldes, defensores de derechos humanos, académicos, periodistas e intelectuales.

El último informe de la Unión Europea sobre progresos para la adhesión de Turquía a la Unión reconoce unas 2.000 detenciones bajo la acusación de pertenencia al KCK, (Unión de Comunidades de Kurdistán), a la que Ankara acusa de ser el «ala urbana» del PKK, y el Ministerio turco del Interior las reduce a 605. Cada semana decenas de nombres se añaden a la lista.

Erdogan amenaza con más detenciones

Y Erdogan anuncia que seguirá la represión. «Que nadie espere que las detenciones terminen. Sólo hay un Estado. Turquía no aceptará nunca un Estado paralelo», advirtió. Ante la indignación que han provocado las detenciones, amenaza con perse- guir también a quienes las denuncien en los medios de comunicación. «En la prensa o en otra parte, conviene prestar atención a lo que se dice sobre el KCK, porque equivale a apoyar el terrorismo», dijo Erdogan. Al menos tres periodistas ya han sido procesados.

Para el copresidente del partido BDP, Selahattin Demirtas, Erdogan «intenta un plan B, irrumpiendo en el proceso al quedar en evidencia la falta de legitimidad de las operaciones KCK».

La reacción a estas detenciones indiscriminadas ha ido en aumento en las últimas semanas, sobre todo con los arrestos de la profesora y experta constitucionalista Busra Ersanli y el conocido editor Ragip Zarakolu, en una operación que la semana pasada detuvo a medio centenar de personas, enviando a prisión a 44 de ellas, y que ha dejado claro que «la excusa KCK» puede ser usada contra cualquiera. El p asado lunes, siguieron los arrestos, con otras veinte personas detenidas en Estambul.

Comisión constitucional

El BDP pensaba enviar a Ersanli como representante a una comisión del Parlamento que se encarga de redactar una nueva Constitución turca que sustituya a la actual, aprobada durante el gobierno de la Junta Militar (1980-1993). La académica «ha tenido un papel activo en la preparación de la nueva Constitución. Si las detenciones y los arrestos continúan en la misma manera, el BDP se quedará sin cuadros que enviar a la comisión constitucional», afirmó Selahattin Demirtas.

«Las libertades y el sistema de derechos humanos ha sido dañado en este país. Estas operaciones retrasan la instauración de la paz y la democracia», opina el columnista del diario «Milliyet» Hassan Cemal, que anteriormente defendía al Gobierno de Erdogan.

Alrededor de 700 intelectuales han comenzado la campaña contra las detenciones masivas que el Gobierno turco justifica por la persecución del KCK, una acusación bajo la que, sin pruebas concretas, cabe cualquier cargo para asegurar su encarcelamiento. Decenas de abogados, escritores, sociólogos, y líderes de partidos de izquierda se han sumado a la campaña «Todos somos KCK».

La recogida de firmas contra las detenciones en la página http://www.ipetitions.com/petition/detentionsinturkey/ supera ya las 5.000 adhesiones.

A través de un parlamentario del BDP que la visitó en prisión, Ersanli relató que «durante el registro de mi casa, la Policía buscó durante horas documentos con las palabras `autonomía’ y `kurdos’. Y cuando no lo encontró quiso buscar en la casa de mi vecino». Fue interrogada sobre su militancia en el partido kurdo, así como por el contenido de sus clases en la universidad, pero no acerca del KCK.

Ante el Parlamento turco, el portavoz del BDP, Ertugrul Kurkçu, reclamó la puesta en libertad de los detenidos, subrayando que la base de sus arrestos, la Ley Antiterrorista, «es hoy uno de los medios políticos de la represión del Gobierno del AKP, dirigida a los opositores que no tienen ninguna relación práctica con la violencia». Aseguró que un parlamentario en Turquía no está a salvo de ser encarcelado bajo la acusación de «pertenencia a la organización terrorista». «No es posible hablar de condiciones favorables para la realización de la política democrática y cuando esta ley se mantiene», añadió.

El BDP denuncia

El BDP ha presentado una denuncia contra el ministro turco de Interior, Idris Naim, por asegurar que la profesora Busra Ersanli «daba lecciones sobre cómo dividir Turquía en la academia de política del BDP», para justificar su detención. Sus diputados advierten del intento de «suprimir y silenciar a todo el mundo por medios judiciales. Nos preparamos para la declaración de nuestro partido como totalmente ilegal».

Ersnali y Zarakolu, símbolos de la libertad de expresión

El grupo de intelectuales que reclama la libertad de la profesora Ersanli denunció que su detención «ha provocado la indignación entre todos los sectores que creen en el Estado democrático de Derecho. Es un duro golpe a los esfuerzos de Turquía hacia una democracia real con igualdad, paz, justicia social y libertades académicas y políticas. Exigimos la liberación inmediata de la profesora Busra Ersanli y de todos los políticos, académicos y periodistas que trabajan por la paz, los derechos y las libertades democráticas en nuestro país.

La detención de personas sin ninguna prueba concreta va contra los derechos humanos». Ragip Zarakolu, detenido el mismo día, perteneció al «Comité de Escritores en Prisión» del PEN Internacional en Turquía. La Asociación Internacional de Editores (UIE) reclamó su liberación y recuerda que recibió el premio «Libertad de Edición 2008» y es «el hombre que muchos consideran el principal defensor de la libertad de expresión y los derechos humanos de las minorías en Turquía».

La UIE sostiene que su encarcelamiento «va en contra de las obligaciones de Turquía en los tratados internacionales». Un hijo del editor, Deniz Zarakolu, también fue detenido el 2 de octubre, tras dar una conferencia sobre filosofía política, y se encuentra en la prisión de alta seguridad de Edirne. Según Bjorn Smith-Simonsen, presidente del comité «Libertad de Edición» de la UIE «Zarakolu es el orgullo y el faro de la libertad de edición en Turquía».

Esta entrada fue publicada en Derechos Humanos, Kurdos, PKK, Turquía y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Campaña contra las detenciones de políticos e intelectuales kurdos

  1. kadir inanır dijo:

    aqui van derechos l@s kurd@s son injusto y punto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s