Siguen las agresiones contra los periodistas en la Región del Kurdistán

PES.- Human Rights Watch HRW ha emitido un comunicado en el que insta al Gobierno regional del Kurdistán a llevar a cabo una investigación inmediata, exhaustiva e imparcial sobre el ataque al conocido periodista Asos Hardi, el pasado 29 de agosto, y procesar a quien sea responsable de la agresión.

Hardi es el director de Awene Press and Publishing Company, que publica el diario independienteAwene en el Kurdistán iraquí, y miembro del del Comité Asesor de HRW para Medio Oriente y el Norte de África.

Según el relato de Hardi a HRW, un hombre joven vestido de negro le atacó cuando salía de la oficina del periódico a las 7 pm El agresor, que estaba esperando cerca del coche de Hardy, lo tiró al suelo con un golpe de pistola en la parte posterior de la cabeza, y los golpes continuaron cuando yacía en el suelo. Hardy fue hospitalizado y recibió seis puntos de sutura en algunas de las 32 heridas recibidas, seis en la cabeza.

“El ataque contra el periodista Asos Hardi es el último ejemplo de los graves riesgos que enfrentan los trabajadores de los medios de comunicación independientes en el Kurdistán iraquí”, dijo Sarah Leah Whitson, directora para Medio Oriente de HRW. “Las autoridades kurdas deben actuar con decisión para llevar ante la justicia al autor de este ataque”.

Xendan news media, una organización de noticias locales, informó en su sitio web que el primer ministro del Gobierno Regional de Kurdistán, Barham Salih, dijo en Sulaimaniya que las autoridades ordenaron la investigación del ataque y ya tomaron declaración a Hardi.

Desde el comienzo de las protestas en Sulaimaniya el 17 de febrero por la corrupción generalizada y violaciónes de los derechos civiles y políticos, los periodistas en el Kurdistán iraquí se han enfrentado a una escalada de ataques y amenazas, incluso de los miembros de las fuerzas de seguridad del gobierno, señala HRW, que en marzo entrevistó a más de 20 periodistas en el Kurdistán que describieron como las fuerzas de seguridad reprimen sistemáticamente los periodistas a través de amenazas, detenciones arbitrarias, palizas y acoso, y también mediante la confiscación y destrucción de sus equipos.

Hardi ha declarado que la promesa de investigación del gobierno no tendrá consecuencias: “Hay muchas cajas de este tipo en Kurdistán”, dijo a HRW. “Siempre dicen que la policía investigará los ataques, pero nadie es capturado o acusado”, agregó.

Esta entrada fue publicada en Derechos Humanos, Irak, Kurdos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s