¿Habrá dos derrotados y un solo vencedor?

Antonio Gil Fons – De continuar los enfrentamientos entre el Ejército turco y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), ya se sabe quiénes serán los derrotados y quién el vencedor.

Unos miles de guerrilleros kurdos en una aislada, desértica y casi despoblada región montañosa pueden ser capaces de destruir la ambiciosa agenda política del primer ministro turco Erdogan. Desde su llegada al gobierno, este europeísta convencido e islamista moderado (radical con piel de cordero según algunos), ha llevado adelante una serie de reformas cuyo objetivo es la construcción de la Turquía del siglo XXI que ingrese en la Unión Europea. Pese a lograr abrir negociaciones formales con Bruselas en 2005, muchos son los temas pendientes: profundización de las reformas democráticas, de la administración y de la justicia civil y militar, respeto a los derechos humanos y civiles, cuestión de la división de Chipre,. y, por supuesto, los problemas derivados de la presencia en el país de una minoría de más veinte millones de kurdos.

Tras años de negociaciones entre líderes kurdos y turcos y una precaria tregua entre el Ejército y el PKK (considerado grupo terrorista por EEUU y la UE), la violencia ha vuelto a la región. La emboscada que costó la vida a nueve soldados turcos en una remota región cerca de la frontera con Irak e Irán, fue respondida con incursiones aéreas sobre posiciones kurdas en territorio iraquí. Es el colofón a unos meses donde la tensión con la minoría kurda en Turquía ha ido en aumento.

El difícil diálogo con condicionantes internos

La guerra que enfrentó al PKK y al Estado turco entre 1984 y 2003 conllevó la muerte de más de 30.000 personas. La detención del líder del PKK Abdullah Ocalan en 1999 y el cambio político en Turquía posibilitaron un cese de hostilidades y un período de acercamiento. Tras unos inicios prometedores, ambas partes han sido incapaces de superar las diferencias. Las propuestas autonomistas y de paz de algunos líderes del partido kurdo BDP chocaron con las intenciones violentas e independentistas del núcleo duro del PKK, especialmente de los dirigentes kurdos originarios de Siria. Por su parte, Erdogan es consciente de que tiene múltiples frentes abiertos, tanto internos como externos. Su agenda es ambiciosa pero un mal paso puede ser fatal. De momento, parece disiparse la posibilidad de un golpe de estado como los que ocurrieron en 1960, 1971, 1980 y 1997. La dimisión a principios de Agosto de la práctica totalidad de la cúpula militar turca ha permitido promover a otros mandos militares con un perfil más profesional que político. La excepción será el general Hayri Kivrikoglu que, como comandante del Ejército de Tierra y segundo en la cadena de mando, pertenece al núcleo duro de los militares antiislamistas. Aún así, parece ser que, momentáneamente, el pulso entre el poder militar y civil ha sido ganado por el gobierno. Pese a esto, Erdogan es consciente de las implicaciones emocionales y nacionalistas que conlleva el problema kurdo. Es por ello que, poco a poco, ha ido adoptando un discurso más tradicional sobre la cuestión kurda; es decir, está dispuesto a la integración de los kurdos en Turquía y a responder a sus necesidades individuales como ciudadanos turcos pero nunca como una comunidad diferenciada.

El “verano kurdo” y la vuelta a la violencia

Ante este estancamiento en las negociaciones, con una persecución judicial de miembros del BDP y al calor de la “primavera árabe”, los kurdos iniciaron desde marzo una serie de protestas, pacíficas algunas y violentas otras, en las regiones del sudeste turco donde son mayoría y en algunas de las principales ciudades. El BDP kurdo llamó a la desobediencia civil y, el pasado julio, la plataforma DKT que incluye a varios partidos kurdos declaró unilateralmente la “Autonomía Democrática del Kurdistan”. La respuesta gubernamental a estas acciones no se hizo esperar y la tensión se elevó durante el verano. Las acciones bélicas del PKK no fueron más que la guinda a la degeneración de la situación.

Erdogan ha prometido una nueva política contra los terroristas que ya cuenta con el apoyo de los socialdemócratas del CHP y de los ultranacionalistas del MHP. Ha asegurado que desplegará unidades de élite de la policía, y no del ejército, en un intento de marcar diferencias con la cruel guerra entre el ejército y el PKK en los años 90, caracterizada por la constante violación de los derechos humanos.

Encarar el presente

Lo cierto es que Ankara no se puede permitir un traspié con el ingreso en la Unión Europea en el horizonte del 2025. Una escalada bélica en estos momentos contra el PKK puede afianzar el papel de Erdogan sobre el ejército y reforzar su popularidad pero no eliminará el problema kurdo, el cual, no reside exclusivamente en unos miles de guerrilleros en las montañas. Se quiera o no, Ankara está obligada a integrar a los kurdos en el estado y, para lograrlo, deberá dar espacio a sus derechos colectivos.

Los kurdos de Turquía necesitan ver que existe otra opción más allá de la acción violenta. Al otro lado de la frontera pueden observar como los kurdos iraquíes se han integrado en la estructura federal del nuevo Irak con un grado de autogobierno envidiable y con la presidencia del país en manos del kurdo Talabani. Así, cualquier política contraterrorista por parte de Ankara no debe circunscribirse únicamente a las armas sino también debe incluir pasos políticos y sociales. Debe dar a los kurdos un espacio para una convivencia digna frente a la represión que sufren en Siria o Irán. Uno y otro deben encarar el presente dejando atrás disputas del pasado. De no hacerlo, los kurdos turcos no saldrán de su situación marginal mientras que Turquía dará pasos atrás en su agenda internacional amén de deteriorar su estabilidad interna con un conflicto bélico pero también social. Así, los pueblos kurdo y turco serán los grandes derrotados frente a un solo vencedor: el extremismo.

*Antonio Gil Fons es Licenciado en Historia por la Universidad de Valencia
Fuente: www.ateneadigital.es

Esta entrada fue publicada en Kurdos, Turquía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s