Siria: 25 manifestantes y 7 miembros de fuerzas del orden muertos el viernes

DAMASCO /Rana Moussaoui (AFP) .- Al menos 25 manifestantes murieron el viernes en Siria, según militantes de derechos humanos, durante una nueva jornada de movilización contra el régimen, mientras que las autoridades anunciaron de su lado la muerte de siete miembros de las fuerzas del orden.

Seis semanas después del movimiento de revuelta contra el régimen del presidente Bashar al Asad decenas de miles de personas desfilaron en varias ciudades pese a la prohibición de manifestarse.

(Manifestantes contra el Gobierno sirio pidiendo el fin del asedio militar en Nawa, el jueves)

Deraa, localidad del sur donde nació este movimiento sin precedentes, al menos 16 personas murieron por disparos de las fuerzas de seguridad en la entrada de la ciudad, indicaron a la AFP militantes pro derechos humanos. Hace una semana, el viernes 22 de abril, la represión se cobró más de 80 muertos.

Paralelamente, cuatro soldados sirios murieron y otros dos fueron secuestrados el viernes durante un ataque contra un puesto militar en la ciudad de Deraa por parte de un “grupo terrorista armado”, afirmó un portavoz militar, citado por la agencia oficial SANA.

En la ciudad industrial de Homs (centro) al menos 12 personas, incluidos un niño y tres miembros de las fuerzas de seguridad, murieron este viernes, informaron un militante de derechos humanos y fuentes de ministerio del Interior.

Nueve personas, “entre ellas un niño de 11 años”, murieron por disparos de las fuerzas de seguridad en Homs, a 160 km de Damasco, en el centro del país, indicó a la AFP un militante opositor de la ciudad.

Una fuente del ministerio del Interior, citada por la agencia oficial SANA, dijo que tres policías, entre ellos un oficial, murieron en Homs baleados por “grupos terroristas extremistas”, anunció.

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó el viernes en Ginebra el envío urgente de una misión para investigar sobre la violación de los derechos humanos en Siria.

Casi un mes y medio después del inicio de un movimiento sin precedentes contra el régimen del presidente Bashar al Asad, los “jóvenes de la revolución siria” llamaron el jueves en Facebook a un “viernes de la ira” en solidaridad con la ciudad de Deraa.

En respuesta a ese llamado, unas 2.000 personas se congregaron en Midan, un barrio de Damasco, afirmaron militantes a la AFP. En Saqba, cerca de la capital, un testigo indicó que varios miles de habitantes habían salido a las calles para pedir la caída del régimen.

En la ciudad industrial de Homs (centro), miles de personas gritaron “abajo el régimen”, según videos filmados por militantes y difundidos por primera vez en vivo en internet.

En Banias (noroeste), unas 10.000 personas desfilaron a primeras horas de la tarde, según militantes de los derechos humanos.

En Deir Ez Zor, a 460 km al noreste de Damasco, dos manifestaciones fueron reprimidas “con bastonazos y cables eléctricos” cuando unas mil personas salieron de las mezquitas Al Faruk y Al Othman, dijo a la AFP Nawwaf al Bashir, un militante pro derechos humanos.

Y en Ar Raqqa, a 540 km al noreste de la capital, entre 300 y 400 personas gritaron “Dios todopoderoso, haz que se levante el sitio de Deraa”, según Abdala al Jalil, miembro de una asociación de defensa de derechos humanos.

En la región de mayoría kurda del norte de Siria, 15.000 personas se manifestaron sin incidentes en Qamishli y en tres localidades cercanas, según activistas kurdos.

El 19 de abril, Asad promulgó un decreto por el que levantó el estado de emergencia, una de las principales reivindicaciones de los manifestantes.

Ese mismo día promulgó otro que obliga a obtener una autorización para manifestarse, en un país dirigido con mano de hierro por un partido único, el Baas, desde 1963.

Los Hermanos Musulmanes, principal grupo de oposición en Siria, acusaron al régimen de perpetrar un “genocidio”, y llamaron al pueblo a no ceder ante los “tiranos”, en una clara referencia a Bashar al Asad.

Aproximadamente 250 aldeanos sirios que intentaban entrar en Turquía el viernes fueron bloqueados en la frontera por las fuerzas de seguridad turcas, anunció la agencia de prensa Anatolia.

Asustados por los sangrientos disturbios que continúan en su país, los ciudadanos sirios, entre ellos muchas mujeres y niños, venían de las aldeas situadas del otro lado de la frontera, según la agencia de prensa turca.

 

 
Esta entrada fue publicada en Kurdos, Siria y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s