Un joven kurdo se convierte en el nuevo símbolo de la revuelta iraní

Cuarto Poder – En Irán, los muertos también tienen un gran valor político. Como en otros movimientos populares, no tardan en convertirse en “mártires de la causa”. Durante las manifestaciones contra el fraude electoral de 2009 fue Neda, la joven cuyas estremecedoras imágenes agonizando recorrieron todo el planeta. Ahora es un joven kurdo de 26 años, Sane Jalé, cuya imagen intenta apropiarse el régimen asegurando que era uno de los suyos y que, en realidad, fue asesinado por los alborotadores. Hoy, todas las miradas se centran en él, porque el Movimiento Verde ha convocado una jornada de lucha en todo Irán para rescatar su nombre y sus ideas.

Sane Jalé era natural de Paveh, una pequeña ciudad del Kurdistán iraní pegada a la frontera con Irak que se distingue por los sentimientos nacionalistas des sus habitantes y donde resulta muy difícil encontrar a partidarios del régimen dentro de la juventud. Sane se había trasladado a Teherán para estudiar en la Facultad de Arte y falleció el lunes de un disparo a corta distancia durante los disturbios. Leer más en Terra Media

Esta entrada fue publicada en Derechos Humanos, Irán, Kurdos, Manuel Martorell y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s