Otra manifestación contra el régimen de los Ayatolás hoy en Madrid

ASOCIACIÓN DE IRANÍES
PRO DERECHOS HUMANOS Y LA DEMOCRACIA
RESIDENTES EN ESPAÑA
Un año después de las polémicas elecciones presidenciales de Irán de junio de 2009, Amnistía Internacional ha documentado un aumento de las medidas represivas contra la disidencia que mantienen en prisión a periodistas, estudiantes, activistas políticas y de derechos humanos.
“Es esencial que nos alcemos por quienes están encarcelados injustamente y seamos su voz. La peor pesadilla de un preso es la idea de ser olvidado. Pero saber que tu situación está en el corazón y en la mente de personas de todo el mundo te da una gran sensación de esperanza.”
Maziar Bahari, periodista canadiense-iraní de Newsweek, excarcelado después de cuatro meses de detención en Irán de junio de 2009, Amnistía Internacional ha documentado un aumento de las medidas represivas contra la disidencia que mantienen en prisión a periodistas, estudiante, activistas, políticos y de derechos humanos, así como líderes religiosos. Abogados, académicos, ex-presos políticos y miembros de las minorías étnicas y religiosos iraníes se han visto así mismo afectados por la expansión de la oleada represiva que ha desembocado en casos generalizados de tortura y otros malos tratos, junto con ejecuciones por motivación política. Esta represión está documentada en el nuevo informe de Amnistía Internacional, titulado From Protest to Prison/Irán One Year After the Election, en el que se examina un año de arrestos y de detenciones de personas que han expresado su postura contra el gobierno y sus abusos. La publicación del informe señala el lanzamiento de una campaña de un año por la libertad de los presos de conciencia en Irán, recluidos desde las polémicas elecciones presidenciales de 2009 y la represión desatada posteriormente, así como por la celebración de juicios justos sin recurso a la pena de muerte para otros presos políticos. “El gobierno iraní está decidido a silenciar todas las voces disidentes, al mismo tiempo que trata de evitar todo examen riguroso por la Comunidad Internacional de las violaciones relacionadas con los disturbios ocurridos tras las elecciones”, ha declarado Claudio Cordone, secretario general provisional de Amnistía Internacional. “El gobierno adoptó la absurda postura de que no se ha cometido prácticamente ninguna violación en Irán cuando presentó su informe nacional al Examen Periódico Universal del Consejo de Derechos Humanos, que adopta su informe final esta semana”. Pedimos al gobierno que acepté las recomendaciones sobre el trato de los presos y que permita que los expertos de la ONU visiten el país. “Centenares de personas siguen detenidas por su participación en las protestas de junio de 2009 o por expresar opiniones discrepantes, y el encarcelamiento de ciudadanos corrientes se ha convertido en algo cotidiano dentro de un “sistema de puerta giratoria” de arrestos y detenciones en expansión. Durante el último año han sido detenidas arbitrariamente incluso personas que sólo tienen lazos tentativos con grupos prohibidos, así como familiares de ex-presos.
He aquí algunos ejemplos: Sayed Ziaoddin Nabavi, estudiante, cumple una pena de 10 años de cárcel en la prisión de Evin. Miembro del Consejo de Defensa del Derecho a la Educación, su condena parece relacionada con el hecho de que tiene familiares pertenecientes a la organización Muyahidín del Pueblo de Irán, grupo proscrito que según las autoridades fue responsable de organizar manifestaciones. Alrededor de 50 miembros de la fe bahaí han sido detenidos en varios lugares del país después de las elecciones. Las autoridades continúan, así, utilizando a este grupo como chivo expiatorio de los disturbios. Las personas pertenecientes a las minorías étnicas de Irán han sido así mismo objeto de arrestos y detenciones, tanto durante las elecciones como después de ellas. Cuatro de los cinco presos políticos ejecutados en mayo de sin las notificaciones que exige la ley eran curdos, lo que ha sido un claro mensaje dirigido a toda persona que estuviera pensando en conmemorar el aniversario con protestas.
“Lo que pedimos es muy sencillo: la libertad inmediata e incondicional de todos los presos de conciencia y que los demás presos se han juzgados sin dilación por delitos reconocibles, sin recurso a la pena de muerte, en actuaciones que cumplan todas las normas internacionales sobre imparcialidad procesal”, ha afirmado Claudio Cordone. Los detenidos permanecen días, semanas e incluso meses en régimen de incomunicación, mientras sus familias no pueden averiguar dónde están recluidos o por qué motivos. El secreto que rodea estas detenciones facilitan que los interrogadores recurran a la tortura y a otros malos tratos, como violaciones y simulacros de ejecuciones, para obtener por la fuerza “confesiones” que se utilizarán más tarde como prueba en el juicio. Una mujer dijo de una activista de los derechos de la mujer con la que estuvo recluida: “nos contó que sus interrogadores la habían puesto cables en los pezones y la habían dado descargas eléctricas. Estaba tan mal que a veces se desmayaba en la celda.” La madre de otra defensora de Derechos Humanos, Shiva Nazar Ahari, detenida sin cargos ni juicio y cuyo caso figura en el informe, declaró: “espero que vuestras hijas crezcan y se casen; la mía creció para ser arrojada a una celda”, ilustrando así la trayectoria de un número creciente de iraníes, a quienes el activismo político y civil les conduce a las celdas de la prisión de Evin y de otras cárceles de provincias. Por otro lado, continúan las ejecuciones por motivos políticos, que se han realizado recientemente antes de aniversarios clave en lo que están previstas protestas masivas, y las autoridades iraníes utilizan el sistema judicial como instrumento letal de represión. Hay por lo menos seis personas condenadas a muerte acusadas de “enemistad contra Dios” por su supuesta participación en manifestaciones y pertenencia a grupos prohibidos. Irán tiene uno de los índices de ejecución más altos del mundo. Amnistía Internacional ya ha registrado más de 115 ejecuciones desde que comenzó el 2010. “Las autoridades iraníes deben poner fin a esta campaña de miedo que tiene como objetivo aplastar hasta la más leve oposición al gobierno” declara Claudio Cordone. Continúan usando la pena de muerte como herramienta de represión, hasta la misma víspera del aniversario de las elecciones. Las autoridades iraníes culpan a todos salvo a ellas mismas de los disturbios, pero no están mostrando ningún respeto hacía sus propios leyes que prohíben la tortura y otros malos tratos de todos los detenidos.

24 de junio a las 18:30, ante la sede de Ateneo C/Prado nº 21
Nota para periodistas

El 12 de junio de 2010, primer aniversario de las controvertidas elecciones celebradas en Irán el año pasado, se conmemorarán con un día de acción global en todo el mundo, promovido por Amnistía Internacional y otras organizaciones. Si desean conocer más detalles, visiten: http://12june.org/

LLAMAMIENTO iraní para protestar contra la política de represión de los Ayatolás

Esta entrada fue publicada en Irán, Madrid. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Otra manifestación contra el régimen de los Ayatolás hoy en Madrid

  1. Anonymous dijo:

    hombre es esto el verdadero periodismo…el que no tapa,el que divulga la verdad y al que persiguen hasta por sospecha.ojala nunca dejende expersar hechos como estos.y que Dios nos bendiga a todos los que llevamos la batatuta para decir la verdad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s