Obama, Rasmussen, Erdogan y la emisora kurda

Un estudio de la cadena Roj Tv / Actualidad Kurda

El Mundo/Ilya U. Topper - Barack Obama, recién instalado en la Casa Blanca, descuelga el teléfono, pide que le pasen con Recep Tayyip Erdogan, el primer ministro turco, y le sugiere un trato: usted retira su veto al nuevo secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ex primer ministro danés, y le prometo que Dinamarca llevará a juicio a la emisora kurda Roj TV.

Eso es, en esencia, lo que dice el de cable de Wikileaks 10ANKARA302, del 25 de febrero de 2010. En él, un alto cargo turco se queja el embajador estadounidense que Copenhague aún no ha cumplido su parte del trato. Medio año después, la Fiscalía danesa abrió diligencias, pero sólo este agosto han sido llamados a declarar los responsables de Roj TV, una televisión, fundada en 2004, que emite en kurdo desde Dinamarca y es muy popular entre la población kurda menos afin a Ankara. La programación cultural se complementa con reportajes sobre la vida de los guerrilleros del PKK o comunicados de este ámbito. Turquía la considera portavoz de la guerrilla y, por tanto, “promotora del terrorismo”.

El miércoles pasado, Egemen Bagis, ministro turco de Asuntos Europeos, se quejó al embajador danés en su visita de despedida que la existencia de Roj TV “arrojaba una sombra sobre las relaciones” entre los dos países. El mismo día, el fiscal danés presentó por fin material incriminatorio contra el redactor jefe de la emisora, Vahdettin Tayfur: una carta y una foto que le muestra en un campamento del PKK, vestido como los milicianos. Tayfur rechazó toda relación con la carta y aseguró haber visitado los cuarteles de la guerrilla en calidad de periodista, y que la ropa es la tradicional de toda la región.

Para los kurdos de Turquía, Roj TV es una causa nacional: tres parlamentarios del partido prokurdo BDP viajaron el 15 de agosto a Copenhague para protestar contra el juicio, que consideran fruto de un chanchullo político. Para Erdogan es casi algo personal: en noviembre de 2005, viajó a Dinamarca y, al sentarse en la preceptiva rueda de prensa junto a su homólogo, el entonces primer ministro danés Anders Fogh Rasmussen, descubrió en la sala a un reportero de Roj TV. Exigió que se le echara.

Rasmussen se negó, con una referencia a la libertad de prensa como condición para ingresar en la Unión Europea. Erdogan se enfadó y abandonó la sala. Cuatro años después, en marzo de 2009, a Erdogan hubo que pedirle el visto bueno a que ese mismo Rasmussen dirigiera la OTAN. Y el político turco se sirvió frío el plato de la venganza. De ahí la necesidad del pacto con mediación de Obama, que menciona Wikileaks.

El juicio puede ir para largo. Aún no ha sido llamado a declarar Manouchehr Zonoozi, exdirector de Roj TV despedido en 2008, que el año pasado denunció a la prensa danesa estrechos vínculos financieros entre el PKK y la emisora. Hoy vive bajo nombre falso, protegido por los servicios secretos daneses.

Publicado en Kurdos, Mass Media, Turquía | 2 comentarios

¿Habrá dos derrotados y un solo vencedor?

Antonio Gil Fons - De continuar los enfrentamientos entre el Ejército turco y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), ya se sabe quiénes serán los derrotados y quién el vencedor.

Unos miles de guerrilleros kurdos en una aislada, desértica y casi despoblada región montañosa pueden ser capaces de destruir la ambiciosa agenda política del primer ministro turco Erdogan. Desde su llegada al gobierno, este europeísta convencido e islamista moderado (radical con piel de cordero según algunos), ha llevado adelante una serie de reformas cuyo objetivo es la construcción de la Turquía del siglo XXI que ingrese en la Unión Europea. Pese a lograr abrir negociaciones formales con Bruselas en 2005, muchos son los temas pendientes: profundización de las reformas democráticas, de la administración y de la justicia civil y militar, respeto a los derechos humanos y civiles, cuestión de la división de Chipre,. y, por supuesto, los problemas derivados de la presencia en el país de una minoría de más veinte millones de kurdos.

Tras años de negociaciones entre líderes kurdos y turcos y una precaria tregua entre el Ejército y el PKK (considerado grupo terrorista por EEUU y la UE), la violencia ha vuelto a la región. La emboscada que costó la vida a nueve soldados turcos en una remota región cerca de la frontera con Irak e Irán, fue respondida con incursiones aéreas sobre posiciones kurdas en territorio iraquí. Es el colofón a unos meses donde la tensión con la minoría kurda en Turquía ha ido en aumento.

El difícil diálogo con condicionantes internos

La guerra que enfrentó al PKK y al Estado turco entre 1984 y 2003 conllevó la muerte de más de 30.000 personas. La detención del líder del PKK Abdullah Ocalan en 1999 y el cambio político en Turquía posibilitaron un cese de hostilidades y un período de acercamiento. Tras unos inicios prometedores, ambas partes han sido incapaces de superar las diferencias. Las propuestas autonomistas y de paz de algunos líderes del partido kurdo BDP chocaron con las intenciones violentas e independentistas del núcleo duro del PKK, especialmente de los dirigentes kurdos originarios de Siria. Por su parte, Erdogan es consciente de que tiene múltiples frentes abiertos, tanto internos como externos. Su agenda es ambiciosa pero un mal paso puede ser fatal. De momento, parece disiparse la posibilidad de un golpe de estado como los que ocurrieron en 1960, 1971, 1980 y 1997. La dimisión a principios de Agosto de la práctica totalidad de la cúpula militar turca ha permitido promover a otros mandos militares con un perfil más profesional que político. La excepción será el general Hayri Kivrikoglu que, como comandante del Ejército de Tierra y segundo en la cadena de mando, pertenece al núcleo duro de los militares antiislamistas. Aún así, parece ser que, momentáneamente, el pulso entre el poder militar y civil ha sido ganado por el gobierno. Pese a esto, Erdogan es consciente de las implicaciones emocionales y nacionalistas que conlleva el problema kurdo. Es por ello que, poco a poco, ha ido adoptando un discurso más tradicional sobre la cuestión kurda; es decir, está dispuesto a la integración de los kurdos en Turquía y a responder a sus necesidades individuales como ciudadanos turcos pero nunca como una comunidad diferenciada.

El “verano kurdo” y la vuelta a la violencia

Ante este estancamiento en las negociaciones, con una persecución judicial de miembros del BDP y al calor de la “primavera árabe”, los kurdos iniciaron desde marzo una serie de protestas, pacíficas algunas y violentas otras, en las regiones del sudeste turco donde son mayoría y en algunas de las principales ciudades. El BDP kurdo llamó a la desobediencia civil y, el pasado julio, la plataforma DKT que incluye a varios partidos kurdos declaró unilateralmente la “Autonomía Democrática del Kurdistan”. La respuesta gubernamental a estas acciones no se hizo esperar y la tensión se elevó durante el verano. Las acciones bélicas del PKK no fueron más que la guinda a la degeneración de la situación.

Erdogan ha prometido una nueva política contra los terroristas que ya cuenta con el apoyo de los socialdemócratas del CHP y de los ultranacionalistas del MHP. Ha asegurado que desplegará unidades de élite de la policía, y no del ejército, en un intento de marcar diferencias con la cruel guerra entre el ejército y el PKK en los años 90, caracterizada por la constante violación de los derechos humanos.

Encarar el presente

Lo cierto es que Ankara no se puede permitir un traspié con el ingreso en la Unión Europea en el horizonte del 2025. Una escalada bélica en estos momentos contra el PKK puede afianzar el papel de Erdogan sobre el ejército y reforzar su popularidad pero no eliminará el problema kurdo, el cual, no reside exclusivamente en unos miles de guerrilleros en las montañas. Se quiera o no, Ankara está obligada a integrar a los kurdos en el estado y, para lograrlo, deberá dar espacio a sus derechos colectivos.

Los kurdos de Turquía necesitan ver que existe otra opción más allá de la acción violenta. Al otro lado de la frontera pueden observar como los kurdos iraquíes se han integrado en la estructura federal del nuevo Irak con un grado de autogobierno envidiable y con la presidencia del país en manos del kurdo Talabani. Así, cualquier política contraterrorista por parte de Ankara no debe circunscribirse únicamente a las armas sino también debe incluir pasos políticos y sociales. Debe dar a los kurdos un espacio para una convivencia digna frente a la represión que sufren en Siria o Irán. Uno y otro deben encarar el presente dejando atrás disputas del pasado. De no hacerlo, los kurdos turcos no saldrán de su situación marginal mientras que Turquía dará pasos atrás en su agenda internacional amén de deteriorar su estabilidad interna con un conflicto bélico pero también social. Así, los pueblos kurdo y turco serán los grandes derrotados frente a un solo vencedor: el extremismo.

*Antonio Gil Fons es Licenciado en Historia por la Universidad de Valencia
Fuente: www.ateneadigital.es

Publicado en Kurdos, Turquía | Etiquetado , | Deja un comentario

“Si el hombre mata a las mujeres no soy un hombre”

"Si el hombre mata a las mujeres no soy un hombre" con este lema los varones de la alcaldía de la ciudad Wan al norte del Kurdistán se manifestaron para condenar la violencia contra las mujeres / DÎHA

Publicado en Kurdos, Turquía | Etiquetado | Deja un comentario

Hokman Joma: “Volvería a hacerlo si sirviera de algo”

Hokman Joma, conducido ante el juez durante el juicio seguido contra él. – RAÚL CARO

ELPaís / ROCÍO HUERTA - Hokman Joma, el kurdo que lanzó un zapato a Erdogan, habla desde la cárcel.
Hokman Joma cumple hoy la mitad de su condena. Un año y medio de los tres a los que fue condenado por lanzar un zapato al primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, en febrero de 2010 durante un viaje oficial a Sevilla. El motivo de la visita de Erdogan era la recogida de un galardón que le concedió el Ayuntamiento por cooperación cultural entre Turquía y Andalucía y por su labor a favor de la alianza de civilizaciones.

“Mis compañeros de prisión se ríen cuando les cuento por qué estoy aquí”

“Es normal que un pueblo se revele contra corruptos y dictadores”

“Las religiones solo han traído hambre y guerras a lo largo de la historia”

Joma no pudo en ese momento controlar su rabia por la injusta situación que sufre el pueblo kurdo en Turquía, Siria, Irak e Irán y le recriminó al primer ministro turco ser un “criminal” y un “asesino”, y arrojó un zapato contra su coche oficial al grito de “viva el Kurdistán”. “Encima le dan un premio”, dice con incredulidad durante esta entrevista en la cárcel de Sevilla. El delito que se le atribuye es el de atentado contra la Comunidad Internacional.

Tras desestimar la Audiencia Provincial de Sevilla el recurso interpuesto por su abogado, Luis Ocaña, este solicitó el pasado mes de marzo el indulto parcial al ministerio. Joma cuenta con el apoyo de la Asociación Pro-Derechos Humanos de Andalucía y de campañas para la recogida de firmas como la del Grupo de Juristas 17 de Marzo. Ahora el preso espera paciente la respuesta del Consejo de Ministros en el módulo 2 de respeto de la cárcel Sevilla I, que comparte con otros presos condenados por delitos no violentos. “Supongo que los jueces estarán de vacaciones, espero que en septiembre o en octubre me den una buena noticia”, dice optimista. “Tengo buen comportamiento, así que imagino que podré salir pronto”.

Este kurdo de 28 años con pasaporte sirio es enérgico y se muestra positivo durante toda la entrevista. “Esperaba la visita de un amigo. Mis visitas aquí son siempre de mis amigos o de mi abogado”, dice sonriendo. “Sé que no hay nada como la libertad, pero esto no es como las cárceles de mi país. Aquí me tratan bien y estoy aprendiendo español. Tenemos una biblioteca con más de 3.000 libros”. La semana pasada pidió uno de Julio Verne, del que dice no recordar el título. Ahora se ha apuntado a un curso de cocina, ya que las clases de español se suspenden durante el verano, aunque todavía no han podido elaborar ninguna receta: “Las cosas aquí siempre se estropean. La monitora viene a dar clase, pero siempre hay algo que no funciona. Cuando no falta una olla faltan los ingredientes, y sino el fuego está estropeado”, dice riendo.

La conversación con Joma es fluida pese a su corto dominio del español, no evita ningún tema. “Solo le volvería a tirar el zapato a Erdogan si fuese a servir de algo para el pueblo kurdo”, y si su paso por la cárcel cambia algo, entonces “habrá merecido la pena”. Considera que la pena impuesta es excesiva, “Cuando les cuento a mis compañeros de prisión que tengo una condena de tres años por tirar un zapato se ríen”.

Joma llegó a España en diciembre de 2005. Pagó 3.000 euros a una mafia para que le organizara el viaje y entró como polizón en un camión por Ceuta. Tiene nueve hermanos con los que no habla desde hace meses por la precariedad de las comunicaciones en su pueblo, Ainel Arat, en el Kurdistán sirio, de unos 200 habitantes. Habla sobre su familia: “Mi madre sabe que estoy preso porque lo vio en los medios, aunque yo intenté ocultárselo. Está preocupada, piensa que la cárcel en España es como las de Siria y, aunque yo le he explicado que no tiene nada que ver, ella sigue creyendo que puedo morir de hambre o sufrir maltratos. ¡Y nada más lejos de la realidad!”, aclara.

“Cuando salga me gustaría ir a trabajar a Madrid, allí hay más oportunidades”. Es consciente de que para un expresidiario resulta más difícil encontrar un empleo, pero dice ser muy trabajador y defiende que “no es ningún delincuente”. Antes de salir de su país, Joma trabajaba en la construcción de pozos, y también asegura haber sido carpintero. Cuando llegó a Sevilla trabajó “en lo que pudo”, por eso dice no tener preferencias: “Sólo quiero trabajar”.

Pese a que su religión es la musulmana, Joma confiesa que no practica el Ramadán. “Soy musulmán porque nací musulmán, pero no soy practicante. Las religiones solo han provocado hambre y guerras entre los países a lo largo de la historia. Simplemente soy racional y humanista”. Joma es consciente de que no volverá a su país hasta que el régimen de Bachar Al Asad caiga.

“Es normal que el pueblo se revele contra los gobernantes corruptos y dictadores. Cuando se instaure un régimen normal podré volver a mi país”, comenta al hablar de las revueltas contra el régimen que llevan semanas activas en Siria. Sabe que la extradición a su país supondría un grave peligro para su integridad.

Publicado en Kurdos, Siria, Turquía | Etiquetado | Deja un comentario

La presión de Occidente no logra frenar las matanzas del régimen sirio

Manifestación en Darea

Imagen tomada de YouTube con miles de manifestantes marchando contra el Gobierno, ayer en Deraa.- AFP

 

El País / Nada Bacry.-  Miles de sirios tomaron ayer las calles del país para pedir la salida del presidente Bachar el Asad, continuando así con la presión ejercida durante cinco meses de rebelión. Las manifestaciones se produjeron un día después de que Estados Unidos y Europa pidieran públicamente, por primera, vez la renuncia de El Asad. El Ejército mató a al menos una veintena de manifestantes, a pesar de que horas antes el presidente había asegurado al jefe de la ONU, Ban Ki-moon, que las operaciones militares habían acabado.

Leer más…

Publicado en Siria | Etiquetado , | Deja un comentario

Turquía desentierra el hacha de guerra

El País / Blanca López.- “Se nos ha acabado la paciencia”, dijo el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, el miércoles, antes de que la aviación turca bombardeara las bases del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) en Irak. Era la respuesta del Gobierno a los últimos ataques de la guerrilla kurda que, en las últimas dos semanas, se han cobrado la vida de 40 soldados. Los bombardeos, que se repitieron el jueves por segunda noche, apuntan a que Ankara se dispone a poner en marcha su nueva estrategia antiterrorista.

Así lo dijeron el Ejecutivo y el Ejército durante el Consejo Nacional de Seguridad celebrado el jueves, en el que se ultimaron las medidas para la nueva estrategia en el sureste del país. Según la prensa turca, la estrategia prevé ataques aéreos, incursiones terrestres en la frontera con Irak -algo que no ocurre desde 2008-, despliegue de grupos de élite de la policía y un especial refuerzo de la presencia policial y militar en la provincia de Hakkari, donde una bomba mató a principios de semana a nueve soldados turcos. Además, se contempla pedir más ayuda a EE UU e intentar acabar con las ayudas financieras que organizaciones extranjeras simpatizantes prestan al PKK.

“Se acabó el tiempo de las palabras, ahora se actúa”, aseguró Erdogan. Los turcos se preguntan si sus palabras vaticinan el retorno a la línea dura contra el PKK, que se ha cobrado 40.000 víctimas en 27 años. De momento, el anuncio supone el fin de las negociaciones clandestinas con el encarcelado líder del PKK, Abdulá Öcalan. Pero también el fin de las reformas prometidas por el Gobierno a los 14 millones de kurdos que viven en Turquía, y que muchos esperaban ver materializadas en la futura reforma constitucional.

El conflicto kurdo puede volver a encenderse, al calor de las revueltas árabes. Además, existen factores internos. Primero, el boicot al Parlamento del Partido de la Paz y la Democracia (BDP) -único partido kurdo con representación- podría forzar nuevas elecciones en el sureste en otoño. Segundo, la proclamación de autonomía de las provincias del sureste hecha por intelectuales y políticos kurdos a principios de verano. Y, sobre todo, el cansancio de una población que ve cómo su Gobierno no materializa las promesas de apertura.

El AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo, de Erdogan), que a principios de agosto consumó su supremacía sobre las todopoderosas fuerzas armadas, no puede permitirse dar imagen de flaqueza. El Gobierno quiere demostrar que el país seguirá estando seguro a pesar de la pérdida del peso político del Ejército. Sin embargo, Erdogan ha de hilar fino. No sería conveniente para la imagen democrática de Turquía revivir la situación de los años noventa, con miles de desaparecidos y atentados de las guerrillas urbanas.

 

Publicado en PKK, Turquía | Deja un comentario

Arranca en Dinamarca el juicio para cerrar Roj tv

Publicado en Kurdos, PKK, Turquía | Etiquetado | Deja un comentario